martes, 17 de octubre de 2017

Cuatro dias en Liverpool 1. Primeras chelas

Siempre que viajo intento descansar bien, no acostarme muy tarde la noche de antes, no mamar en exceso para evitar la resaca y procurar conciliar un sueño apacible. Nunca lo consigo. Lo de mamar en realidad si que lo controlo, pero mi cuerpo me juega malas pasadas y opta por el insomnio y las vueltas y vueltas en la cama. En cualquier caso he decidido salir hacia el charco a media mañana, tengo apenas cuatro horas de conduccion y tampoco va a ser algo extremadamente cansino. Aunque pronto me dare cuenta de que ya estoy viejo para estos viajes, antes me hacia diez horas de coche del tiron y como si nada y ahora despues de un par estoy ya para el arrastre. Pero para eso estan las areas de servicio y demas.

La matinal, justo antes de salir de viaje, se me alegra con la caldera de casa estropeada. Aunque despues de varios apaños de ultima hora parece que vuelve a funcionar, a mi vuelta me dare cuenta de que sigue igual de jodida. El caso es que tampoco le presto mucha mas atencion, quiero pirarme porque si no llegare tarde al charco. No quiero arribar mas alla de las cuatro o las cinco. En primer lugar porque yo de noche no veo mucho, y conducir en plan murcielago es un poco arriesgado, sobre todo en una ciudad que no conoces demasiado bien. Y segundo porque me espera mi colega de andanzas para estos dias, el cual llega a la ciudad sobre esa misma hora, aunque en avion, ya que viene desde su tiñoso pais. Mi viejo amigo Kike tiene tambien para varios posts sobre su persona, pero mejor dejarlo para otra ocasion. Sirva decir que dos de mis anecdotas preferidas sobre sus andanzas son la de 'el negro bajo la mesa' y 'las putas que toman el sol en topless'.

Llego a mi hotel casi a las cinco, objetivo cumplido. El lugar es de lo mas macabro. A pesar de que es un edificio que hace esquina, con letras grandes y, vamos, que parece un hotel de los de toda la vida, resulta que todas las puertas y ventanas estan tapiadas. Doy varias vueltas al edificio y no encuentro la entrada. Esto parece una tomadura de pelo y lo malo es que he pagado por anticipado. Al final encuentro una puerta metalica de esas de obra con un timbre medio colgando. Aunque me salga un puto obrero que no tenga nada que ver con el hotel, me voy a cagar en su puta madre. Pero no, alguien le da al buzzer desde arriba y me abre la puerta. Sorpresa, hay unas escaleras, mas sorpresa, llego a una especie de comedor donde hay un tio sentado en una mesa, y sorpreson, un folio escrito a mano indica que eso es la recepcion.

No me extendere mas por hoy con este hotel de los horrores. Ademas tengo prisa porque mi colega ya ha aterrizado y esta en ruta hacia el centro. Asi que hago lo mismo. Dejo los bartulos, cojo lo esencial, o sea el gaznate y la pasta, y me voy caminando a la zona caliente de la ciudad. No veo prudente coger el coche porque se que me voy a poner fino. Pero el caso es que el hotel macabro esta en la parte norte de la urbe y tengo como unos cuarenta minutos de paseo hasta el meollo. Y lo que mas me jode es que hace calor, como unos veinte grados, y ese vientecillo calforro en plan bochorno. No me gusta este puto clima que tienen los ingleses. En Escocia hoy estabamos a diez grados, mucho mas agradable para mi persona. Pero no hay mal que por bien no venga. Cuanto mas sude mas sed tendre al llegar a los mamodromos, asi que vamos a intentar apretar el paso.

Despues de los susodichos cuarenta minutos avenida abajo, aparezco en la puerta del hotel donde va a alojarse mi colega. El aun esta en el bus pero apenas le quedan unos minutos, asi que pongo el radar en marcha y justo enfrente me veo el Victoria Cross, primer pub a visitar del dia, con terracita y todo, un sitio ideal para esperar de la forma mas amena posible. Pintas a £2.50. No me lo creo. Me da la sensacion de que esta ciudad y yo nos vamos a hacer muy amigos. O al menos este pub y yo. Con mi primer jarrillo ya casi acabado, Kike hace acto de aparicion, dice que va a dejar los bartulos al hotel y se apunta a lo que estoy haciendo yo. Que facil es entenderse entre gente de puta madre. En apenas cinco minutos mas ya estamos enfilando las calles aledañas en busca de nuevas aventuras.

Estamos en Liverpool y Kike es un autentico beatlemaniaco, yo tambien, pero no se si llego a su nivel de fanatismo. La cuestion es que el nunca antes ha visitado la ciudad, asi que quiere empezar por lo que nos queda mas a mano, Mathew Street, la calle de los pubs (la mayoria de ellos monotematicos sobre la famosa banda) y donde se encuentra el mitico The Cavern. Y obviamente, a peticion de Kike, este es el primer sitio que visitamos. Vamos a ver, que si, que lo del rollo beatle esta muy bien, pero que a mi realmente lo que mas cachondo me esta poniendo es que estoy en una puta calle donde soy hay sitios para mamar, mires hacia donde mires. Yo sigo con una sed tremebunda asi que mientras Kike disfruta de hacer fotos a casi todo, continuo con mi ritmito etilico, chela por aqui, chela por alla... Nos movemos arriba y abajo por la calle visitando unos cuantos sitios miticos mas, como el The Grapes, donde tambien el famoso cuarteto dejo su huella, en este caso mas por las birras que se cascaban alli que por la musica que tocaban.

Reponer fuerzas a base de llenar el estomago con algo de carnaza en un pub irlandes siempre viene bien, y es lo que hacemos (con mas chelas y hasta una botella de tintorro), porque luego toca mas pateo por el centro de la ciudad, que no todo es Mathew Street en Liverpool. De esta manera nos recorremos casi todo el distrito L1, en busca de dos o tres pubs mas tambien relacionados con The Beatles, como el Blue Angel o el Jacaranda (en este ultimo necesito hacerme una chela, que tanto andar me da sed), hasta acabar en el que para mi es el punto algido de este viaje, Bold Street. Y Bold Street no tiene nada que ver con The Beatles (relativamente, porque todo en esta ciudad tiene algo que ver), sino mas bien con lo paranormal y lo macabro.

En esta centrica calle se han reportado cientos de casos de gente que se traslada de forma transitoria en el tiempo. Me explicare. Gente que va tranquilamente andando y de repente nota que todo a su alrededor cambia y se encuentra en los años 20, 40 o 60. Y el viaje a veces dura cinco minutos o a veces horas y horas. Cuando le cuento a Kike la historia de un ladronzuelo de supermercado que huyendo de la policia de pronto aparecio en el año 1967, se pone cachondo. Quiere recorrer Bold Street arriba y abajo varias veces hasta ver si acabamos en 1962 y, en ese caso, correr como un poseso de vuelta a The Cavern para ver a The Beatles en directo. Aunque nos tiramos un buen rato en Bold Street, no pasa nada, para desaliento de los dos. Pero volveremos, ya te digo si volveremos. Mira que si acabamos en la epoca de los dinosaurios...

Finalizamos nuestro paseo rodeando la estacion de Lime Street y de vuelta a su hotel, el cansado por el dia de viaje que ha tenido y yo con una sed que me mata. Pero viendo que mi colega ya se retira decido comportarme y evitar la resaca al despertar, ya que mañana promete ser un dia mas intenso todavia. Y claro, aun tengo los cuarenta minutos de paseo al hotel, por oscuros barrios y poligonos del norte de Liverpool. Como siempre digo, no hay nada que temer de una zona solitaria de noche, mas que nada porque lo mas posible es que tu seas el unico que va andando por ahi a esas horas. Pero aun me queda un ultimo descubrimiento por hacer, el kebab chino. Una tienda de comida china para llevar, con dos preciosas orientales como dependientes, las cuales te ponen unos inmensos kebabs que es imposible acabarse por tan solo £3. Baste decir que despues de los cuarenta minutos de paseo llegue al hotel y aun no me habia podido terminar el puto kebab masivo. Al tumbarme en la cama me doy cuenta de mi cansancio y caigo redondo. Mañana sera otro dia.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Preparativos para el charco

No se quienes me provocan mas arcadas, si los ingleses o los comunistas. Bueno, lo tengo mas que claro, los putos comunistas. No se ni para que me hago la pregunta. Pero el caso es que los ingleses, sin darme autentico asco, realmente no me caen bien. Tengo motivos, no como esas personas que odian por odiar y simplemente porque esta de moda o porque tampoco tienen demasiadas luces ni capacidad intelectual como para explicar sus propios actos, en la mayoria de los casos absolutamente estupidos e irracionales. Normalmente quien hace esto es comunista, o progreta, o algo parecido, algun tipo de mierda de la misma calaña. Pero bueno, que no me quiero desviar del tema, que no me gustan los ingleses, he convivido con ellos durante mucho tiempo, y aun cuando tengo la ocasion de cruzarme con alguno veo que siguen igual, siendo unos putos capullos.

Digo esto porque mañana me voy a visitar el charco. Y aunque en este caso los nativos de la zona se consideran a si mismos una especie de republica independiente de tarados, siguen siendo ingleses. Es cierto que de cuanto mas al norte son los ingleses suelen ser mejor gente. No hace mucho conoci a unos pavos de Newcastle y eran tios de pelotas, pero esos es que casi son escoceses. Los del charco son, a pesar de estar a medio camino entre los imbeciles profundos de Cheltenham, Swindon o Gloucester y la simpatia y tranquilidad de los escoceses, todavia demasiado ingleses. Es como Manchester, realmente es el norte de Inglaterra, pero sus habitantes son autenticos gilipollas. Los tipicos ingleses estirados que se creen de una raza superior. Asi que, no se, realmente al final me va a tocar volver a lo de que todos los ingleses me caen mal. Y a decir verdad las veces anteriores que he estado de visita en el charco, tampoco he tenido demasiado buenas experiencias.

Pero eso sera mañana, Dios mediante. A media mañana cogere el coche y seguire esas macabras indicaciones de la M74. Macabras si, porque no pone 'Inglaterra' o 'el charco', simplemente pone 'El Sur'. Asi que conducire direccion sur hasta llegar al susodicho charco a media tarde. No saldre pronto porque hoy toca currar, jornada de cierre, asi que estare pringado hasta altas horas. Un sitio curioso este en el que estoy laborando en los ultimos dias. Nadie soporta a los jefes y la gente que es contratada de forma fija apenas si dura unas semanas. Yo voy a traves de agencia asi que cuando me canse de que me toquen las pelotas simplemente dejare de ir. La verdad es que el puto sitio es un caos, llegas y no hay nadie. Y cuando digo nadie, hablo de que estas tu solo, empiezas tu jornada igual a media tarde y no sabes que hacer porque nadie te explica que faena hay. Asi que intentas trabajar haciendo lo que mas o menos te viene en gana, siempre que se vea que haces algo. En fin, de momento nadie se ha quejado, asi que seguire guiandome por mi instinto. Pero esto no le interesa a nadie, supongo.

Estare en el charco cuatro dias. Deberia de prepararme una maleta. Pero yo en esas cosas soy muy malo. Incluso cuando me voy dos semanas a algun sitio no se que cojones llevarme. Y acabo con una maleta practicamente vacia, pero al final no echo nada en falta. Soy una persona simple en ese sentido, incluso en casa tampoco necesito mucho para subsistir. Asi que para cuatro dias, pues lo mas seguro es que coja una puta bolsa de plastico del supermercado y la llene con lo que necesite. Y a ultima hora. No soy de preparar nada con una semana de antelacion precisamente. Total, si se te olvida algo se te va a olvidar igual. Asi que cuando me levante mañana ya vere lo que cojo. Y eso, que a media matinal saldre en direccion al charco.

Llevo dias pensando que es el tipico viaje del que uno no vuelve. Muere alli. Soy bastante paranoico con estas cosas cuando viajo. Siempre que me voy de vacaciones a algun pais extranjero miro el mapa un par de veces y reflexiono para ver si es un buen sitio para morir. No es que le tema a la muerte, porque si ha de pasar, pasara, pero al menos que acontezca en un sitio que a uno le haga ilusion. No me gustaria morir en Timospain rodeado de putos comunistas, por ejemplo. En la India o el Polo Norte no me importaria. Y en el charco... pues tiene su parte mitica, pero no me apetece, no, al fin y al cabo esta lleno de ingleses.

Si en este caso las probabilidades de morir son mas altas que en otros viajes que he hecho, pues no lo se. Esta claro que Timospain es el lugar con mas probabilidades de matarme. Pero el charco no se queda corto. El exceso etilico va a estar presente, aunque esto es una constante en todos mis viajes. Asi que en ese sentido es simplemente cuestion de suerte, un dia pillare una cogorza que me matara. Obviamente a cada viaje que hago tengo mas posibilidades porque mi salud cada vez esta mas debilitada. Y si un grupo de hooligans me puede matar... pues tambien es una opcion, aunque eso es incluso mas factible en Timospain con sus bandas de neo-comunistas violentos. En fin, que si no vuelvo este sera mi ultimo post. No me voy a despedir, pero al menos ya todos sabreis donde he fallecido...

viernes, 6 de octubre de 2017

Trabajo, vino, musica y futbol

No hay nada como entrar a currar a las siete y salir a las diez y media. Y encima un viernes. En realidad eso es incitar al alcoholismo, especialmente si se trata de gente como yo con aficiones tan marcadas. Bueno, dicho asi pensareis que esto es una vidorra, pero la breve jornada de trabajo tambien ha tenido sus puntos negros. Levantarse a las seis no es agradable, sobre todo si te acuestas tarde. El frio que hacia esta matinal tampoco ayudaba, esos dos o tres grados que en otro momento del dia hasta me gustan, pero recien salido de la cama me han dejado un poco congelado. Y bueno, que en el trabajo, a pesar de no querer complicarme lo mas minimo por ser ya el ultimo dia de la semana, hemos tenido un par de averias, y solo con la mitad de la plantilla hoy activa, nos las hemos tenido que comer y trabajar cojos, mancos y con un ojo tapado. Pero lo hemos solventado de la mejor manera posible.

Y a partir de ahi, pues que a las once ya estaba en el supermercado haciendome con dos botellas de vino. Si, desde eso de las nueve me ha empezado a rondar por la cabeza que me apetecia un tintorro. Y el destino me ha llevado hasta una oferta de un Rioja que costaba doce pavos y estaba a mitad de precio. Obviamente me he llevado dos botellas y la primera ya esta practicamente vacia, y eso que aun no son ni las tres. Me da que aun tendre que volver a echarle un ojo a esa oferta hoy mismo. Vamos, que el dia se presenta peligroso.

Hoy en el coche me he llevado a J.A. & Kike. Siempre buena musica, sobra decirlo. Esta es una banda de pop-rock aunque con mas variedad de estilos en cada una de sus canciones. El de hoy era su tercer album comercial (mas dos o tres experimentales), 'Not Buried Yet', que acaba de salir y la verdad es que tiene bastante jugo. Temas muy pegadizos, buena produccion y la unica pega que le puedes poner es que no te guste el estilo tan cambiante que tienen de una cancion a otra. Pero musicalmente es mas que correcto. Me gustan estas bandas que dentro de hacer rock clasico, que es algo con unos patrones bastante establecidos, suenan imaginativas e innovadoras.

Ahora que pienso, ayer tambien me fui a la cama algo piripi. No queria, pero me lie con el futbol. No lo hacian por la tele, asi que me puse al lado de la radio con una sidra en la mano a escuchar lo que acontecia. Una sidra tras otra, claro, es lo que suele pasar. El partido, ah si, bueno, un Escocia contra Eslovaquia, nos jugabamos la ultima opcion para estar en el Mundial de Rusia. Ganando este partido aun estariamos obligados a ganar a Eslovenia en unos dias y luego la ronda de repesca de aqui a unos meses. Mision casi imposible, pero siempre esta bien mantener la ilusion hasta que te la quiten. Asi tienes una excusa para mamar mas.

La cuestion es que cuando iba por la cuarta sidra ya empece a pegar golpes sobre la mesa a cada ocasion marrada. A los eslovacos les habian expulsado a un tio bastante pronto pero Escocia no encontraba el puto camino del gol. El comentarista estaba lo siguiente a nervioso, diciendo que teniamos que sacarnos un gol de donde fuera, incluso del culo (literal). La cuestion es que Anya, un defensa mulato (es el segundo tio mas o menos oscuro que juega en la seleccion escocesa en toda su historia), marco en el ultimo minuto. Pegue el consiguiente grito, tambien un buen salto, y mi sidra salio volando por el aire. Por suerte, con esto de que se estaba acabando el partido, ya estaba casi vacia. Y asi, contento, me fui a dormir.

Supongo que no os importara una mierda nada de esto. Ni el partido ni las borracheras que me cogi ayer y me voy a coger hoy. A mi tampoco me importa una mierda lo que haceis con vuestra vida, asi que estamos igualados. Bueno, no me importa mientras no me vayais jodiendo, que hay muchos (los hijos de puta de siempre) que disfrutan con ello y de hecho solo viven para ello, para joder al projimo. Yo no, yo soy un tio simple y tranquilo, solo quiero cascarme mi botella de vino, escuchar mi musica y que me dejeis tranquilo. Y ya esta bien de escribir sandeces. Que tengo sed. Hasta otra, colegas.

martes, 3 de octubre de 2017

Tom Petty

Nos ha dejado Tom Petty. A los 66 años de edad, de forma sorpresiva, a traicion. Hace apenas una semana aun le veiamos en directo, enrolado en mitad de la que el mismo consideraba su ultima gira con los Heartbreakers, su banda de acompañamiento de siempre. Decia que ya empezaba a sentirse un poco mayor para esa vida de rockero. Y sin venir a cuento, ayer, un severo ataque al corazon le fulminaba en la soledad de su finca de Malibu. Despues, horas de noticias cruzadas, donde la mas esperanzadora era la que hablaba de Petty sin respuesta cerebral y enchufado a una maquina de sorporte vital. Los mas realistas ya le daban por muerto. Esta misma mañana los peores presagios se confirmaban. Y es asi que despedimos a este icono del rock americano como se merece, con este post de recordatorio y escuchando su musica mientras lo escribimos.

No estoy aqui para redactar una cronica de la carrera musical de este genio de Florida ni tampoco para contaros toda su biografia. Angel y diablo, eso si que os lo puedo garantizar. La sensibilidad de algunas de sus composiciones contrasta con la dureza habitual de su caracter y sus temas mas radicales e introvertidos no encajan dentro de su sensibilidad cuando estaba con sus mas allegados. Elijo dos anecdotas, la del cabreo que pillo un dia en el estudio porque las cosas no le salian como querian, liandose a puñetazos con una pared hasta que se rompio la mano. Logicamente las sesiones de grabacion se pospusieron un tiempo. O la entrevista que le hacen en la pelicula biografica de George Harrison cuando dice 'no voy a contar lo que dijo George... pero os lo voy a contar', al respecto de la muerte de Roy Orbison. Un hombre de dos caras, puede ser, y con unos vicios que le han acabado por llevar a la tumba, no se escondia a la hora de hablar de su relacion con las drogas (a las que incluso dedicaba canciones), era un fumador empedernido y en algunas etapas de su vida abuso del alcohol hasta puntos exagerados.

Pero seguro que todo eso ya lo sabeis mas o menos. Prefiero hablaros que como llegue yo a Petty o como llego el a mi. Aunque sabia de su existencia y habia escuchado su musica de forma ocasional, tuve una serie de conexiones que me hizo empezar a considerarme un perfecto fan de Tom Petty. Su aparicion en la pelicula 'The Postman' de Kevin Costner no podia dejar indiferente a nadie. El papel, el mas adecuado, hacer de si mismo en un futuro cercano. Un tipo que casi pasa de todo y esta como una autentica cabra, que se divierte con arriesgados viajes a toda velocidad en una especie de teleferico descapotable y que trata a todo el que se le acerca como un colega de toda la vida. La pelicula en si tambien tiene tela, pero de eso deberia de hablar en otra ocasion, aunque dejare el dato de que el imaginario presidente de los nuevos Estados Unidos es un tal Richard Starkey (Ringo Starr) y su lema es una linea de la cancion de The Beatles 'Getting Better'.

Casi al mismo tiempo empece a escuchar con autentico afan a los Traveling Wilburys. Esa superbanda de finales de los ochenta que incluia a George Harrison, Roy Orbison, Bob Dylan, Jeff Lynne y el propio Petty. Obviamente llegue a ella a traves de Harrison, pero logicamente me abrio las puertas a este hombre, al que hasta ahora tan solo conocia por alguna que otra tonadilla perdida. Y poco tiempo despues alguien, creyendo que yo estaba obsesionado por Petty (por aquel entonces mi aspecto era algo parecido al suyo) decidio regalarme su Greatest Hits. Aquel disco me maravillo, aunque no entendi el regalo, porque si te piensas que estoy obsesionado con Petty no tiene logica regalarme un disco de exitos, ya que se supone que ya los tengo y conozco todos. En cualquier caso no era asi, con lo que me lo pase enormemente bien con aquel disco.

Poco a poco comence a embriagarme a base de adquirir la discografia de este icono del rock americano. Para rematar, su aparicion en el Tribute to the Heroes tras el 11S fue una de las mejores actuaciones que habia visto en mucho tiempo. Al año siguiente su participacion en el tributo a George Harrison fue aun mas espectacular. Petty envejecia pero su musica era cada vez mejor. Y ahora ya no envejecera mas, ya no habra mas musica suya, pero estoy seguro que quien lo empiece a descubrir de cero como un dia hice yo, pasara por ese proceso donde cada nuevo disco que descubra le parecera mejor que el anterior. Es esa sensacion que solo te puede producir un genio de semejante calibre, aunque si, estaba como una cabra, pero una cabra que hacia una musica cojonuda.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Rutina de una matinal de resaca

Me he levantado con una puta tremenda resaca. Es lo que tiene cascarse una caja entera de sidras de pera ayer. Digo bien, ayer, porque las fui distribuyendo a lo largo de todo el dia, empece a eso de las diez o las once de la matinal y acabe el festin etilico doce horas mas tarde cayendo de bruces sobre la cama. De hecho ni siquiera me acuerdo de esto ultimo, pero a juzgar por la posicion en que estaba dispuesto mi cuerpo sobre la cama a eso de las cuatro de la madrugada, cuando abri un ojo medio entre tinieblas, intuyo que cai completamente a plomo y por supuesto vestido de pies a cabeza.

He recuperado finalmente la vertical a eso de las ocho. Eso si, previa sesion de mirar al techo durante una hora sin saber muy bien quien era yo y que cojones pasaba a mi alrededor. Despues mi cerebro empezo a funcionar un poco mas, recobre conciencia de mi persona y puse alcanzar mi movil para comprobar la hora y ponerme un poco de Bob Dylan para ver que tal reaccionaban mis neuronas ante su musica judia. Nada especial aparte de unas horribles ganas de cagar. Si, las tipicas cagaleras de despues de una buena chuza, con el agravante de que la sidra de pera es un laxante natural de puta madre. Asi que ya os podeis imaginar como ha quedado la taza. O las tuberias, que no se como han sido capaces de tragar tanta cantidad de mierda a tan temprana hora.

Me he sentado en mi escritorio a ver que actividades tengo para hoy anotadas en la agenda. Escuchar un poco de buena musica (si, hasta eso me apunto), ir a comprar unos leds para el baño (uf, eso apetece poco ahora, quiza a la hora del vermouth, asi tengo excusa para pasar por alguna barra) y las inevitables tareas de final de mes, pagar unos cuantos recibos. No me gusta domiciliarlos, prefiero hacer el pago online, que basicamente viene a ser lo mismo, con la unica diferencia de que asi controlo lo que pago y no me llevo sorpresas al abrir la cuenta de banco y ver que me ha desaparecido el dinero porque si. Casi que voy a empezar por esto ultimo, ya que tengo el ordenador a mano.

Pero es lo que pasa cuando uno abre el navegador, que siempre se lia a ver cosas y tarda como un par de horas en ir al grano de lo que realmente necesita. Noticias deportivas, un par de videos musicales, y por supuesto el inexcusable porno. Realmente el porno a mi ya no me sorprende, es como una rutina, siempre consiste en lo mismo. Es cierto que en los ultimos tiempos me he aficionado bastante al porno danes de los ochenta, nada personal, pero desde que lo descubri me parece mas entretenido que otro tipo de pornos. Es como todo, en las ultimas decadas el mundo se ha ido despersonalizando y yendo a tomar por culo de forma paulatina, y esto incluye tambien al porno, que cada vez ha ido a peor. El porno actual es tan innatural y poco creible que recibo mas estimulo sexual viendo un documental sobre los asombrosos misterios del sistema Alfa Centauri. Asi que me quedo con el porno danes de hace treinta años, eso si, con mi propia musica de fondo. Sigo con Bob Dylan, hoy me ha dado por el abuelo judio, que sonando de background del porno es bastante apropiado, por cierto.

Y hasta aqui he llegado. A escribir un post en el blog. Despues de despertarme, cagar, escuchar a Dylan y ver porno. Lo bueno es que aun son las nueve y media, asi que me queda todo el dia por delante para el resto de idioteces y actividades que tenga que realizar. Aunque no esta en mi agenda, lo de comprar mas sidras es algo que tarde o temprano hare. Otra caja, asi mañana volvere a estar jodido al despertar. Y sera la misma rutina. Una hora en coma, cagar, escuchar a Dylan o a quien toque y puede que hasta ver porno con la tonadilla en cuestion de fondo. Quiza penseis que es una vida de mierda, pero yo no hago daño a nadie, a diferencia de otras personas cuyo unico objetivo vital parece ser el de joder la existencia del resto de personas alrededor. Si, me refiero a los putos comunistas, por ejemplo.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Un paseo por el centro de la ciudad

He decidido darme un paseo por el centro de la ciudad. Debe de hacer como unos cuatro o cinco años que no piso el centro. Quiza os parezca raro. A mi no. He estado trabajando. Y cuando uno trabaja va de casa al curro y a la inversa. Y si, trabajo todo el dia. De diez a diez, sin parar ni para mear. Y todos los dias de la semana, a veces libro alguno, cierto, pero ese dia prefiero pasarmelo en casa tocandome los cojones. Y cuando tengo vacaciones ya sabeis lo que hago, me cojo una semanita y me voy a New York, India, Roma o el Polo Norte. Yo no tengo tiempo libre, y por supuesto el poco que tengo no lo malgasto en hacer el imbecil por el centro de la ciudad. Eso queda para los paises llenos de vagos de mierda que dicen que trabajan como cabrones y estan todo el puto dia deambulando por el centro como lo que son, putos perezosos. Tercer mundo. Ya sabeis de lo que hablo.

En fin, dejemos estar a toda esa pandilla de vagos malolientes. La cuestion es que me he ido a pasear por el centro porque me han comentado que hay una agencia que ofrece un trabajo bastante bien remunerado y flexible. Una de tantas, pero de esta en concreto me han dado la direccion. Una hora de paseo desde casa, pero me apetece andar, me gusta realmente, y aunque no soporto cruzarme con gente e intuyo que el centro tiene que estar como siempre, masificado, por hoy haremos una excepcion. Me imaginare que estoy viviendo una etapa de alguna competicion ciclista por las calles de mi ciudad y asi se me hara mas ameno. Y hasta me imagino a los diferentes ciclistas con sus tipicas vestimentas y todo. La verdad es que el ciclismo es mi deporte preferido, por si nunca lo habia comentado. Tendra algo que ver con que es un deporte de sufrimiento y esfuerzo, no de putos vagos.

En esta primera hora de paseo, hasta llegar a la oficina que me han dicho, me doy cuenta de lo obsoleto que me he quedado. Estar casi un lustro sin salir ni de casa ni del trabajo es lo que tiene. Ya no por la cantidad de tiendas raras que no se ni de que van y que no habia visto nunca antes en mi vida. Es que veo pasar gente con tecnologias raras, moviles enormes, tios que van hablando solos pero que en realidad estan en mitad de una llamada, otro hablando con su reloj... hasta un puto coche enchufado a una farola. Me siento como un tipo que viene del pasado. Pero total, solo han pasado cinco putos años. La verdad es que me veo tan fuera de lugar que me dan ganas de dar media vuelta y volverme a mi refugio casero. Pero ya casi estoy en la direccion que llevo escrita en un papel. Si, hasta para eso soy clasico.

Joder, recuerdo que cuando llegue a la ciudad mi primer trabajo fue en un restaurante en esta misma calle. No lo encuentro. En su lugar, creo, porque no acabo de identificar el sitio, hay una especie de sitio de comida rapida donde veo que la gente esta pidiendo el papeo por el puto movil. Me da hasta verguenza sorprenderme de tanto avance, pero definitivamente estoy caduco. Al final encuentro la oficina a la que voy, alguien me ha abierto la puerta automaticamente o es que se abre sola, que ya no me extrañaria. No, veo a una recepcionista, que se ve que me ha visto llegar y me ha abierto, joder, menos mal que aun queda alguien normal. Ya me esperaba al puto C3PO sentado en la recepcion.

Bueno, todo funciona bien en este lugar, no me voy a extender mucho al respecto. Estan tan desesperados buscando personal que me dicen que empiece esa misma tarde si tengo tiempo. Les digo que no tengo ningun problema, sobre todo cuando me dicen lo que voy a cobrar. No hay queja. En los paises normales las cosas son faciles. El problema es cuando uno se habitua a vivir en un pozo de mierda y se cree que no hay nada mas alla de ese pozo de mierda o que el resto del planeta son todo pozos de mierda tambien. Y a veces hasta sucede que si te echan una cuerda y trepas hasta salir del pozo de mierda y tumbarte en una verde pradera, echas de menos el nauseabundo tufo al que estas acostumbrado. Pues que os jodan, apestosos, seguid pudriendoos.

Ya de vuelta a casa, y a medida que me alejo mas y mas del centro y me siento mas cerca de casa y por lo tanto mas a salvo de este nuevo mundo que acabo de descubrir, me doy cuenta de que necesitaba una dosis de renovacion de esta indole. Al menos para estar reflexionando al respecto de ella durante los proximos dias o meses. No estoy de acuerdo con todo este pseudo-progreso que nos esta exterminando como especie, aunque por otro lado tampoco quiero vivir como en los años cincuenta durante toda la vida. Pero todo tiene un limite. La estupidez humana especialmente, y con esto me refiero a coger todo este tipo de 'progreso' sin ni siquiera cuestionarse las bondades o maldades de uno u otro dispositivo.

Estoy ya a unos diez minutos de casa. Veo un supermercado. Me ha entrado sed. El hambre ya es lo de menos aunque voy en ayunas y son casi las tres de la tarde. Pero es mi etilismo lo que me puede. Me voy directo a la seccion de vinos, me apetece un tintorro pero apenas hay tres o cuatro para elegir. Mas que un supermercado esto es una mini-tienda de mierda. Al final me llevo un vino barato que me va a tocar mezclar con zumo de manzana para poder bebermelo, de lo contrario se va fregadero abajo. Si, zumo de manzana, no tengo ninguna otra mierda para mezclar en casa. En fin, no debe de estar tan malo porque me casco la botella en una hora. De algo hay que morir. Ahora, ya establecido en casa, y mas sediento todavia, voy a por sidras. En realidad no soy alcoholico, es que no quiero seguir pensando en mi inquietante paseo por el centro.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Rodeados de asesinos

Ultimamente estoy viendo la trilogia de El Ciempies Humano, pseudo-gore del malo, o peor que malo. Pero no voy a hablar hoy de cine, de hecho creo que en breve escribire un post sobre semejantes tres pelis, porque se lo merecen. No, hoy quiero hablar de los sentimientos que pueden despertar films asi. Al menos a mi me hace pensar en ello. Me gustaria realmente saber la cantidad de asesinos que tenemos viviendo entre nosotros. Y no quiero decir asesinos potenciales, porque eso lo somos todos, en casos extremos como guerra, autodefensa o lo que sea, pues te cargas a quien haga falta. Me refiero a asesinos que aunque no hayan matado a nadie, tan solo un fino alambre les separa de hacerlo.

Para que me entendais os voy a poner en situacion y luego os hare un par de preguntas. Vamos a ver, el tio que conduce como el culo y va jodiendo todo el trafico, el funcionario o dependiente de tienda que te trata con mala educacion y casi te escupe en la cara, el tipico maleducado de bar, la vecina que pone a parir a todo dios incluyendote a ti, esos jefes que son mas hijos de puta de lo normal, esos colegas de curro que son unos putos vagos, esos chulos que van por la calle mirando mal a todos y pidiendo gresca a gritos... no se, toda esa gente a la que no tragais y que realmente os pone enfermos hasta el punto de casi querer vomitar. Seguro que hasta en vuestra familia hay alguno.

Mas de una vez se os pasado por la cabeza matarlos. Pegarles de leches hasta que se desangren, romperles todos los huesos, a algunos hasta torturarlos con el maximo dolor y sufrimiento posible, pero, en general, acabar con ellos. Hacer desaparecer a semejante hijo de la gran puta que no merece seguir amargando la vida a nadie. Seguro que en alguna ocasion os ha hervido la sangre con alguien, o puede que hasta os pase a diario. Bueno, la cuestion es que siguen vivos, no habeis matado a ninguno de estos cabrones. Mi pregunta es por que no lo habeis hecho y, sea como sea, solo teneis dos respuestas posibles, como vereis a continuacion.

Primera respuesta: esta mal. Si, joder, matar a otro ser humano esta mal. Eticamente no es correcto. Tu no eres nadie para quitar la vida de otro, por muy deleznable que ese menda sea. A no ser que seas un tarado mental, esa premisa basica supongo que la entiendes. Asi que al final, por muy frustrado y hasta los huevos que estes del personaje, lo dejas hacer y vivir. Segunda respuesta: si me lo cargo me pilla la poli y me voy al talego. Si eres un puto genio es posible que no te pillen, pero tal y como esta ahora de avanzada la policia cientifica y toda esa mierda, al final, de una u otra forma, caeras. Y tu, logicamente, no quieres perder unos cuantos años de tu vida entre barrotes. Asi que, de la misma forma que sucede en el caso de la primera respuesta, pues lo dejas pasar. Pero vamos, que ahora si que no te has planteado si esta mal o no cargarse a ese tio, simplemente lo quieres hacer pero el problema es la carcel.

Bien. Me gustaria saber ahora que pasaria si supieras a ciencia absolutamente cierta que no te van a pillar y no vas a pisar el talego. Y que vas a poder seguir con tu vida diaria tranquilamente despues de cargarte a ese tio. Quiza entonces reflexiones y pases a la primera respuesta, pero si no lo has hecho antes de pensar en lo del talego, dudo mucho que lo vayas a hacer a estas alturas. Vamos, que te lo cargas. Y sabiendo seguro que no te va a pasar nada, ya te digo yo que no te vas a cepillar solo a uno. Vamos, que igual caen cuatro o cinco al dia. Y ahora no te excuses y no digas que no, lo has pensado y sabes que lo vas a hacer. Porque no te van a pillar. Pues esta claro, eres un asesino. Y solo te para una estupida ley. No tienes catadura moral, simplemente no lo haces por no ir al talego. Es lo que hay.

No os puedo hablar de porcentajes porque dudo mucho que se haya hecho nunca un estudio de esta indole, pero ya os digo yo que mas del 80% de la poblacion se iria de cabeza a la segunda respuesta. Matarian si no estuviera prohibido y tuvieras que pagar una pena por ello. Haceos vosotros mismos la famosa pregunta y reflexionad, porque estoy seguro de que os iriais a la segunda respuesta. Yo no me oculto, estoy entre ese 80%. Es muy dificil no estarlo. Y con tanta gente dispuesta a matar por ahi suelta, no creo yo que sobrevivierais durante mucho tiempo. Asi que ahora si quereis hablamos, como muchos idiotas hacen a diario, de montar una revolucion y que reine la anarquia. Sin leyes, majos, sin leyes, a ver que pasa y a donde llegamos...
 
Clicky Web Analytics