domingo, 17 de septiembre de 2017

Anecdotas del Tatus 4

Era otro de esos macabros periodos de cuatro o cinco dias en los que el Tatus se aposentaba en tu casa y no salia de alli ni aunque aconteciera el fin del mundo. A eso de las cuatro de la tarde del cuarto dia de permanencia tatuada ininterrumpida yo tenia cita con el medico. Asi que se lo espete, 'tio, tengo que irme al medico'. Contestacion muy del Tatus, 'ah, vale, tio, yo te espero aqui'. Creo que no pillaba la indirecta de que el NO me podia esperar sentado en MI casa haciendo lo que le saliera de las bolas. Asi que le tuve que decir claramente que no se podia quedar y que me siguiera diligentemente a la calle. A pesar de sus tipicos '¿POR QUE?', que suele gritarte a la cara cuando algo de lo mas normal no es entendido por su enrevesado cerebro, finalmente consegui que me siguiera. Pero no fue una buena idea.

Eran unos quince minutos de paseo hasta el doctor, que se iban a convertir en una autentica pesadilla de verguenza ajena. Comienza el show de alaridos y canciones de Queen a grito pelado por mitad de la calle. Casi las cuatro de la tarde, trafico a reventar, la acera petada de gente, hora punta del ir y venir de los habituales transeuntes de una gran ciudad, momento ideal para el gran show del Tatus. Y es que cuanto mas observado se siente, mejor se lo pasa, gritando a un lado y a otro, insultando al que no le mira demasiado bien, buscando el roce con unas y con otros (le da igual el sexo) y, en definitiva, provocando que toda la ciudad se ponga en estado alerta cuando semejante personaje pisa la calle con ganas de espectaculo.

Lo peor acontece cuando, ya llegando a la consulta de mi doctor, tenemos que cruzar por delante de un instituto. Adolescentes saliendo de clase, el paraiso del Tatus. Yo, por suerte, hace un rato que ando como unos cincuenta metros por delante de el, asi que veo el bochornoso espectaculo en la distancia. Hace rato que el Tatus se ha quitado la camiseta y la ha tirado por ahi (no la lleva ni en la mano), pero ahora empieza incluso a desabrocharse el pantalon. Con la bragueta bajada, medio en pelotas y con sus lupas de sol macarronicas de los años setenta, comienza a perseguir a niñas de trece y catorce años al grito de 'GUAPA, GUAPA, GUAPA, GUAPA, GUAPA'. Por suerte para ellas, casi todas las chicas estan mas agiles que el Tatus y tras treinta metros de carrera el las tiene que dejar y cambiar de presa. No sera que no tiene para elegir a la puerta de un puto instituto.

Directamente se ha formado una revuelta, el Tatus es ahora el tipico lobo a la caza de ciervos, babeando en la misma salida del instituto, girando sobre si mismo a toda velocidad a ver donde encuentra carne fresca. Hay niñas escondidas detras de arboles, portales y coches, alguna que otra sigue corriendo en la distancia, y lo peor es que no hay ni un adulto en una milla a la redonda que le llame la atencion a semejante tarado. Aunque tampoco hubiera servido de mucho, creedme. Yo ya estoy a mas de cien metros y veo la ocasion perfecta para desaparecer del todo. Aprieto el paso, giro dos esquinas (aun escucho los alaridos del Tatus) y me planto en el edificio donde se ubica la consulta de mi medico. Por fin a salvo. No vi al Tatus hasta la siguiente semana.

Y ahora que hablo de adolescentes me viene a la cabeza una de esas frases del Tatus que a uno le ponen los pelos de punta. Aquello de 'me gustan las tias sin tetas porque parecen niñas de ocho años'. Ya se que suena contundente y desagradable, pero si analizamos la sentencia en profundidad veremos que es aun mas grave de lo que parece.. No es que le gusten las niñas de ocho años porque le recuerden a mujeres planas, que dentro de lo cabe dirias, bueno, vale, te gustan las tias sin tetas. No. Es que se calza a tias planas para sentir lo mismo que con una de ocho años... Si, ya lo se. Cualquier comentario esta de mas. Queda retratado.

Y algunos os preguntareis por que la policia no hace nada con semejante tarado. Bueno, o bien tiene suerte o es que la policia tampoco puede hacer mucho. Veamos esta otra anecdota. En una ocasion se presento en mi casa, como es habitual sin avisar, y simplemente para dar por culo y estar alli cuatro o cinco dias. Esta vez, antes de entrar en mi domicilio, ya monto el show en el bloque de viviendas con unos cuantos vecinos.

El Tatus traia consigo un cubo, de esos de fregar, con agua hasta los topes, vaya usted a saber por que. Bueno, quiza porque era una epoca bastante calurosa. Asi que mientras esperaba por el ascensor decidio poner el cubo en el suelo y meter toda su cabezota dentro de el para refrescarse. Una actitud muy normal y cotidiana. Un par de vecinos originarios de America del Sur, bastante alucinados ante semejante actitud, le increparon que estaba dejando perdido el suelo ya que mas de la mitad del agua del cubo se habia derramado. El Tatus, todavia pingando de agua por todas partes comenzo a gritarles 'YO SOY DE AQUI, SUDAKAS, DE AQUI, DE AQUI, DE AQUI'. Intuyo que se referia a que el si que era originario de la ciudad, a diferencia de estos estupefactos vecinos.

Una vez en mi apartamento, el Tatus comenzo a contarme esta historia con la mayor naturalidad, como si no pudiera refrescarse cuando tuviera calor. Lo que no me dijo, y averigue dias mas tarde, es que de paso se habia encarado con medio vecindario que habia salido a defender a los sudamericanos ya que el Tatus casi se lia a golpes con ellos sin venir demasiado a cuento. Pero el estaba ya feliz gorreando algo de comida en lata y cascandose tantas cervezas como habia encontrado por mi nevera. Yo mientras, tratando de ignorarle, me disponia a limpiar un poco la casa.

Alguien llama a la puerta. Posiblemente vecinos buscando al Tatus para lincharle. Pues no, abro y alli me veo a una pareja de la Policia Nacional. 'Buenas, venimos buscando a un loco que esta inquietando, insultando y agrediendo a todo el vecindario, ¿ha visto usted a alguien anormal pasar por aqui?'... Joder, anormal, si yo le dijera... A todo esto, y mientras el poli aun esta esperando mi respuesta, se oyen de fondo los gritos del Tatus. Los dos maderos intentan mirar hacia dentro de la casa, pero los recovecos no les dejan ver mucho, asi que continuan esperando mi respuesta. 'No, agentes, todo esta en orden, gracias, aqui no hay nada ANORMAL'. Me saludan y me dispongo a cerrar la puerta, pero antes aun le da tiempo al Tatus a pasar por detras de mi cantando a grito pelado con el famoso cubo en la mano, dispuesto a darse otro refrescon.

Y no paso nada mas. Los pobres polis se fueron sin poder hacer nada. Los vecinos rezaban para que aquel tipo siguiera encerrado en mi casa y no saliera. El Tatus permanecio alli durante cuatro o cinco dias dandose aguas en el cubo y mamando todo lo que pillaba a su alcance. Y yo me tuve que tragar otra sesion de perturbaciones del Tatus. Como veis por anecdotas no sera.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Anecdotas del Tatus 3

Seguimos con el anecdotario tatuado, que como veis sigue dando mucho juego y no se acaba facilmente. Hoy para abrir boca vamos a comenzar con una de mis historietas preferidas, acaecida en el tipico bar de pueblo, para ser mas concretos de centrica plaza de pueblo, donde un martes a ultima hora de la tarde apenas hay cuatro abuelos jugando al domino y algun que otro currele que ha terminado la faena y se esta haciendo alli una cervecita para descongestionar un poco la mente. Una escena bastante logica y comun a muchos lugares, que solo encuentra en este caso una nota discordante, la inquietante presencia del Tatus.

Bueno, entremos en materia. La cuestion es que el Tatus me ha llamado hace una media hora indicandome donde esta y acuciandome para que acuda lo antes posible a acompañar su chaladura mental. Este tipo de invitaciones del Tatus es mejor no rechazarlas, ya que si lo haces lo mas facil es que se plante en tu casa y ya no salga de ella en tres o cuatro dias. Asi que me acerco al bar ya antes mencionado, lugar donde el colega se esta poniendo, como es habitual en el, mas que fino. La escena que me encuentro en el lugar es la ya narrada en el primer parrafo, eso si, el Tatus me saluda mas que efusivamente a grito pelado mientras me abraza y me obliga a que me tome algo. 'Tomate lo que quieras, algo, lo que quieras, pide lo que quieras, esta todo pagado, pide, pide...' Ante tanta insistencia me pido un vodka con zumo de naranja, algo que me quite la sed y me ponga un poco a tono. Cuando estas junto al Tatus mejor ir pasado, asi no te enteras de la mitad.

Me tomo mi brebaje en unos cinco minutos, durante los cuales el Tatus ha pillado un macabro ataque de risa. El tipo no para de partirse la caja de forma estruendosa, ni se detiene a respirar, durante cinco minutos, sin pausa, algo inaudito. Obviamente los pocos clientes del bar ya se dan cuenta de que algo raro esta pasando y no le quitan ojo. Nadie le habla ni le mira, no hay television ni radio, no hay ningun otro sonido, solo la escandalosa risa del Tatus que es el centro de atencion de todas las asustadas miradas. La camarera incluso se echa hacia atras, temiendose que el tio vaya a explotar en mil pedazos o algo asi. El Tatus empieza a mascullar algo... 'que delirio, que delirio, que delirio...', no para de repetir entre risotadas. Asi otros dos o tres minutos de nuevo sin pausa.

De pronto se hace el silencio. La gente se teme lo peor. El Tatus ha abierto los ojos de par en par y se ha quedado petrificado mirando al techo. Acojone general, nadie sabe que le pasa al tipo. De pronto, a grito pelado, inicia una conversacion consigo mismo en estos terminos: 'Ieh, ¿ayer me fui sin pagar? ¿Si?... Pues hoy tambien, HASTA LUEGO.' Y efectivamente el Tatus, sin mediar ni una sola palabra mas y obviamente sin pagar, se encamina hacia la salida y se larga. Yo, todavia con el vaso vacio de mi vodka en la mano, petrificado, miro a todo el personal. Y antes de que reaccionen y se les ocurra decirme que tengo que pagar algo, sigo los pasos del Tatus. La noche continuo, pero esa es otra historia, y bastante cruenta, por cierto. Dejemosla para otra ocasion.

Ahora prefiero contar otra anecdota, acontecida unos cuantos meses despues de esta del 'ayer me fui sin pagar'. En esta ocasion nos ubicamos ya en una madrugada. El Tatus, como he comentado antes, no encaja bien el invitarte a que acudas a algun lugar y que lo declines, asi que lo que hace al cabo de un par de horas es presentarse en tu casa y quedarse alli durante unos dias. Es lo que sucedio en esta ocasion. En un momento dado, yo ya estaba tan hasta los cojones que a eso de la una de madrugada me fui a dormir y el Tatus se quedo viendo la tele, mamando, fumando, o no se muy bien haciendo el que.

En mitad de mi placido sueño crei oir la puerta. Era mas que posible que el Tatus, sintiendose ignorado por mi, se hubiera al fin largado, pero las cosas con el no suelen funcionar tan facilmente. Tampoco me moleste en comprobarlo. Desgraciadamente al cabo de una media hora unos alaridos me devolvieron a la triste y tatuada realidad. No sabia que cojones estaba pasando, pero el reloj marcaba las cuatro de la madrugada, en la calle no habia un alma, tan solo alguien pegando alaridos y cantando a grito pelado. Temiendome lo peor me asomo a la ventana y veo el esperpento. El Tatus, con los brazos abiertos, gritando y cantando al cielo en mitad de una avenida de cuatro carriles. Por suerte no habia mucho trafico, pero algun que otro coche perdido que pasaba por alli casi se estrella intentando evitar a un tarado que no se sabia muy bien de donde habia salido y que cojones estaba haciendo alli.

El show duro unos veinte minutos, no se le agotaba ni la cantinela ni el vozarron. De pronto otra sombra en mitad de la noche llama la atencion del Tatus desde la acera. Quiza sea un vecino ya hasta los huevos, me temo que esto puede acabar mal. El Tatus se acerca, conversan en voz baja (comparada con los alaridos previos), la cuestion es que no oigo nada de lo que tratan. Al final el Tatus le pasa un cigarrillo a la otra sombra y le da fuego. Palmaditas en la espalda de uno al otro. El segundo personaje deja la escena, arrastrando los pies y haciendo eses. Cuando pasa bajo una farola me doy cuenta de que es un vagabundo que viste totalmente andrajoso y que porta un carton de vino en la mano. Dios los cria y ellos se juntan. Yo me volvi a la cama. Para mi suerte el Tatus no tenia llaves de mi casa, asi que desconecte el timbre y me olvide de el. Supongo que llamaria hasta la extenuacion, pero yo me levante a mediodia del dia siguiente con una agradable sensacion, la de haberme deshecho del Tatus, al menos por un dia...

jueves, 14 de septiembre de 2017

Anecdotas del Tatus 2

En vista del gran exito del ultimo post, referido a algunas de las mejores anecdotas de un personaje tan interesante como el Tatus, he decidido continuar con algunas mas de sus grandes aventuras. De nuevo, como ya mencione, os pueden parecer graciosas, cachondas, surrealistas, divertidas, macabras... lo que querais, pero ya os digo que cuando uno las vive en primera persona no hay sitio donde esconderse ante semejante delirio. En fin, a ver cuales os puedo contar hoy.

El interesante aparcamiento del Tatus, o como encontrar un sitio para aparcar aun en el lugar y el dia mas complicado para hacerlo. Son las fiestas grandes de la ciudad, locura total en las calles, muchas incluso cortadas al trafico, coches hasta en triple fila y la policia haciendo su agosto, porque estos no descansan en fiestas, es mas, se ve que se ponen cachondos y ponen mas multas todavia. Bueno, la cuestion es que estoy en mitad del sarao con unos coleguillas, haciendo una barbacoa, paella o no recuerdo muy bien que en mitad de la calle, con nuestros correspondientes chuceos.

De repente recibo la siempre inquietante llamada del Tatus, que dice que le diga donde estoy, que pilla el coche y se viene en un santiamen. Todos a mi alrededor coinciden en que si viene en coche no va a tardar un santiamen, se va a volver loco para aparcar, ademas teniendo en cuenta que practicamente todas las calles a nuestro alrededor estan cortadas al trafico. Pero el Tatus aparece en apenas cinco minutos. No solo ha tenido suerte para aparcar sino que encima ha debido de atravesar la ciudad a 120, si no no se explica tal celeridad. En fin, que se une a la fiesta y se pone tibio, como en el es costumbre. Aparte de gorrear todas las birras que puede, el menda tambien traia bajo el brazo uno de esos barriles de cerveza alemana que tanto le gustan, como ya pude narrar en algun post anterior. Obviamente se lo iba cascando por la calle en plan botijo.

Nos trasladamos de lugar tras acabar el festeo. Creo que vamos a casa de alguien a seguir mamando. El Tatus se ofrece a llevarme en coche. Me dice que ha aparcado muy cerca, lo cual no me acabo de creer. Y bueno, lo cierto es que tiene razon, el coche esta cerca, aunque lo de 'aparcado' es un autentico eufemismo. A ver si nos ubicamos, avenida de tres carriles, semaforo, el coche del Tatus esta parado justo delante del semaforo, en el carril de en medio, y asi lleva durante las ultimas cuatro o cinco horas. El trafico ha seguido discurriendo con normalidad, eso si, esquivando el coche del Tatus durante todo ese tiempo. Segun el me explica, el semaforo se le puso en rojo y paro, vio que ya estaba al lado del lugar, paro el motor, se bajo el coche, lo cerro y alli lo dejo tal cual. Ah, y el coche por supuesto seguia alli, sin multa ni sancion de ningun tipo.

Esto lo haces tu y no solo se te lleva el coche la grua y te cae el multon del siglo, sino que lo mas posible es que hasta acabes en el talego. Pero el Tatus es el Tatus. Y ya que estamos con anecdotas de conduccion, me viene otra bastante curiosa a la mente, por suerte en esta ocasion yo no estaba presente.

Mi colega el carapera (otro bastante interesante del que quiza hablemos en alguna otra ocasion) me dice que iba un dia tranquilamente circulando con su vehiculo por la ciudad y de repente noto que el resto del trafico tenia unas extrañas alteraciones. Coches que se apartaban, que cambiaban de un carril a otro sin venir a cuento, bocinas sonando constantemente, algo estaba sucediendo como unos cien metros mas adelante, pero la marcha continuaba, asi que no se podia tratar de un accidente, control policial o un inconveniente estacionado en el camino.

A medida que el carapera iba avanzando empezo a atisbar la causa del problema. Un Ford Escort completamente reventado, con el guardabarros caido, las aletas rotas, un retrovisor colgando, que iba de lado a lado de la avenida, haciendo eses y con una conduccion mas que temeraria, aunque eso si, apenas a 30 por hora, como disfrutando del paisaje. Cuando uno ve un coche asi solo se le viene a la mente que sea un gitano, pero con ese tipo de conduccion ha de ser el tipico abuelo que ya ni ve. Vamos, que era un abuelo gitano, o al menos eso podia uno deducir, pero no, no era asi.

Cuando el carapera rebaso el macabro coche en cuestion, lo primero que vio fue una pierna sobre el salpicadero y una mano por fuera de la ventanilla con una cerveza chorreando, el conductor iba tan repantigado y acostado que apenas se le podia ver. La musica del grupo britanico Queen sonaba mas fuerte que en una puta discoteca, proveniente de aquel destartalado coche, y el conductor cantaba a duo con Freddie Mercury tan a grito pelado que hasta se le oia mas a el. La curiosidad hizo que el carapera estirase el cuello para ver la cara del sujeto que iba dentro del vehiculo con tan extravagante actitud y alli estaba, con los ojos cerrados, cantando como un poseso y mas borracho que una cuba, el Tatus, demostrando una vez mas que por lo que a ti te multarian, inmovilizarian, detendrian y hasta fusilarian, para el no es mas que su rutina cotidiana.

martes, 12 de septiembre de 2017

Anecdotas del Tatus

Ya en alguna ocasion os he contado alguna que otra historieta del Tatus, todo un personaje. Para los que no las recordeis, AQUI teneis una contada en primera persona por un compañero de talego del susodicho y AQUI una breve aventura en la que es gran protagonista. Y como hoy me he levantado, vaya usted a saber por que, con el recuerdo de semejante individuo en la mente, pues os voy a contar un par de anecdotas mas de las que ahora me acuerdo y que reflejan, dentro de lo cabe, el especial carisma, por llamarlo asi, de que gozaba el Tatus.

La anecdota de '¿te puedo hacer una pregunta?' es una de mis preferidas, aunque en su momento, siendo yo mismo el protagonista, sinceramente no me hizo ni puta gracia. Seria algo asi...

Estamos hablando de finales de los 90, si, ya hara casi cuatro lustros. Estaba yo tranquilamente en mi casa en una simplona tarde de primavera o verano, no recuerdo haciendo el que, pero no demasiado ocupado, la verdad. De pronto alguien llama al timbre y a traves del interfono escucho la voz del Tatus, 'Ieh, baja'. No recuerdo que dijera mucho mas, quiza algo sobre ir a tomar unas cervezas, pero quiza no. La cuestion es que baje a la calle y me di un paseo con el hasta un bar no muy lejano, apenas uno o dos minutos de camino.

Ya me daba yo cuenta que algo no funcionaba muy bien en su cabeza aquel dia cuando el tio no me quitaba ojo de encima mientras esbozaba una sonrisa muy macabra en su cara. Como yo sabia que el menda tampoco estaba muy bien de la chola, tampoco le di mayor importancia, asi que simplemente llegamos a una mesa del bar y nos sentamos. Y aqui que el Tatus rompe su silencio y comienza una delirante conversacion con la siguiente interrogacion,
TATUS - Oye, ¿te puedo hacer una pregunta?
YO - Claro, tio, lo que quieras...
T - ¿Alguna vez te han dado por el culo?
Y - Eeeeeh... no, tio, no. La verdad es que no.
T - Ah, pues yo creia que si.
Y - No, tio, ya te puedo yo asegurar que no.
T - Ah, pues a mi si.
Y - Ah, pues muy bien, tio.
T - De hecho acabo de venir de que me den por el culo.
Y - Ah, pues fantastico.
T - Mira, te lo voy a contar...
Y - Eeeeh, no tio, no hace falta, realmente no tengo ningun interes...
T - SI SI SI SI SI, TE LO VOY A CONTAR.
Y efectivamente me lo conto... aunque yo no os lo voy a contar a vosotros. No creo que os interesen los detalles en absoluto.

Otra curiosa anecdota fue la de 'la visita al supermercado'. Pasa en ocasiones, que no nos queda comida o bebida en casa (en este caso era esto ultimo creo) y tenemos que bajar a comprar. Esta era una tarde de principios de verano de 2008, creo recordar. Nuevamente, aunque ahora puede resultar graciosa para el lector, ya os aseguro yo que vivirla en primera persona daba, cuanto menos, verguenza ajena. Asi fueron las cosas...

El paseo hasta el supermercado en cuestion apenas eran tres o cuatro minutos. Por alguna razon el Tatus estaba ese dia haciendose unas cervezas en mi casa, asi que obviamente me acompaño hasta el lugar. Ya por el camino me di cuenta de que algo grande iba a acontecer. Especialmente cuando el Tatus dejo de caminar por la acera y se dedico a ir por en medio de la calle berreando, cantando y dejando que los coches le esquivaran, ya que el, por supuesto, no se iba a apartar.

La entrada al supermercado fue grandiosa. Absolutamente todos los trabajadores y clientes tuvieron que girarse ante la monumental entrada del Tatus al grito de 'ATENCION, AQUI LLEGO, SOY DAVID' mientras abria los brazos al cielo (al techo) y se daba un extravagante baño de masas en su mas que perturbada imaginacion.

Yo ya me olia algo asi, por lo que desapareci en cuanto pude, me situe a dos o tres pasillos de distancia del menda mientras en la distancia veia su discurrir por todas las diferentes secciones del comercio o en su defecto escuchaba sus alaridos. Los empleados tomaron mi misma tactica, siguiendole para asegurarse que no asesinaba a nadie, pero tambien en la distancia por el acojone que semejante tarado mental provocaba en cada uno de ellos.

En una de estas el Tatus sale de la seccion alcoholica (su preferida) con una Guinness en la mano. Se la abre, le pega varios tragos y se le cae al suelo. Charco oscuro por todas partes y observacion del Tatus al respecto a grito pelado, 'ALEGRIAAAAA'... Para sustituirla se agarra un barril de estos de cinco litros de cerveza alemana, pero no atina a abrirlo, asi que sigue recorriendo todo el supermercado con el barril bajo el brazo.

Una pobre señora de unos setenta y pico tacos esta examinando la seccion del pollo, a ver si se lleva unos muslitos o unas pechuguitas. De pronto el Tatus aparece a su lado con su sonrisa de perturbado. La señora se gira. El Tatus le espeta berreando, '¿SEÑORA, QUIERE FOLLAR?' Uno de los empleados, ya cansado, toma al Tatus por el brazo y le conduce a las cajas mientras el tipo no para de gritar '¿POR QUE? ¿POR QUE? ¿POR QUE?' Le dejan una caja para el solo, pero a el aun le da tiempo a abrir el famoso barril de cerveza alemana que llevaba bajo el brazo, que era lo unico que parecia iba a comprar. Aquello sale a presion y empieza a regar a todo dios, incluyendo toda la zona de cajas, mientras el Tatus grita con extrema locura, 'VAMOOOOOS, TODOOOOOS, CANTAD Y FOLLAAAAAD'...

Dos empleados acompañan al Tatus a la salida, eso si, el barril chorreante no lo suelta ni a la de veinte, aun le mete varios tragos como buenamente puede. Yo intento salir tranquilamente con cuatro cervezas pero un empleado me espeta que me ha visto entrar con el y que, ya que el no ha pagado, alguien tendra que hacerlo. Vale, seran cuatro cervezas, una Guinness y un barril de birra alemana. Por lo menos no me ha tocado follarme a la señora de la seccion del pollo. Y, ahora que lo pienso, creo que no volvi a ese supermercado nunca mas.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Una jornada inesperada

Me levanto, holgazaneando un poco, pensando en el interesante sabado que se presenta ante mi. Es curioso como funciona mi mente en ocasiones, aunque no tenga ninguna obligacion ya me he hecho un plan estrategico de todo lo que voy a hacer durante el dia, dejando poco o nada a la improvisacion. Para abrir boca una sesion de running, despues relajacion muscular y ducha que me llevaran hasta cerca de la hora de comer. Si necesito alguna cervecita me puedo acercar a comprarla sobre esas horas del mediodia. Y luego deporte en la radio, intensa sesion de ciclismo para comenzar y diversos partidos de futbol a continuacion. Si por en medio me sobra algo de tiempo cogere la guitarra y agilizare mis dedos un poco, y si no pues directos a la hora de la cena, para luego ponerme algun programa de misterio macabro en la radio y caer dormido. Ah, y si aun me sobra tiempo en algun momento del dia y estoy aburrido puede que pinte un par de puertas que necesitan una buena mano de pintura.

Si, todo esta planificado, pero no va a salir asi. Recien levantado, y aun tumbado en la cama, se me ocurre entrar en un par de foros profesionales de mi ramo, a ver que se cuece por ahi, aun desperezandome. Un tipo pide socorro, busca desesperadamente a alguien para trabajar hoy, dinero en mano, cien pavos por una jornada de diez horas, de doce a diez. Joder, es que no me puedo resistir cuando veo estas cosas. Llamo al menda en cuestion y me da la direccion, me da las gracias y dice que me espera. Ya me he metido en un lio. Mientras me pego una ducha aun pienso en el plan tan cojonudo que tenia y como yo solito me lo he tirado por la borda. Pero tambien pienso en los cien pavos y el compromiso que acabo de adquirir. En fin, que no pierdo nada por ir para alla, mas bien gano cien pavos.

Llego al lugar en apenas veinte minutos, en un callejon en el centro de la ciudad. Alli me encuentro a Ian, el menda con el que he hablado y Chris, otro pobre currele al que han tomado el pelo. Ian es el jefe, me dice que un tipo ha llamado hoy diciendo que dejaba el curro y se han quedado colgados, me explica un par de cosillas que cojo a la primera y me dice que no voy a tener ningun problema. El tipo esta mas que ansioso por largarse, se ve que era su dia libre y si no encontraba a ningun pringado le tocaba a el currar. Con una majestuosa sonrisa me da las gracias por venir y enfila la puerta de salida. Ese si que se lo monta bien, toma tu la pasta que a mi no me apetece currar. Por debajo de la chaqueta le veo una camiseta y bufanda de futbol, me temo lo peor.

Una vez que nos quedamos solos, Chris me explica de que va el tema. El tal Ian queria ir al futbol, y directamente se ha buscado una excusa y un sustituto, aunque sea a costa de pagar cien pavos. La gente esta muy jodida. Lo bueno es que Chris tampoco curra habitualmente alli, tambien le ha llamado Ian, en este caso para sustituir a un tio que se supone que esta enfermo (otro que se ha ido a ver el futbol). Echamos un par de improperios contra semejantes impresentables que dejan su puesto de trabajo por un puto partido y luego nos partimos la caja un rato. El tal Chris es un tipo bastante cachondo, muy educado y tranquilo, aunque su pinta podria a primera vista decir todo lo contrario. Delgacucho, con unas diminutas gafas, pelo canoso, lleno de tatuajes y pinta de junkie. A pesar de tener un aspecto de bastante acabado no parece muy mayor. Cuarenta y pocos le echaria yo, o quiza menos.

Algunos trabajadores de otra seccion vienen cada dos por tres a preocuparse de que todo nos vaya bien, y nosotros, a nuestro ritmo, no nos sulfuramos lo mas minimo. Tampoco es que haya mucha faena, simplemente tenemos que estar alli porque no podemos dejar la seccion sin gente. A partir de las cuatro de la tarde directamente no tenemos nada que hacer, asi que yo empiezo a mirar como van mis apuestas de futbol en el movil y Chris se parte el culo viendo videos cachondos en el facebook. El tipo no para de repetir que es el dinero mas facil que se ha ganado en su vida. Y los otros mendas en el futbol, yo flipo. Lo cierto es que el no tener nada que hacer provoca que las horas sean largas y el tiempo pase muy lento. Yo estoy deseando que los curreles de otras secciones vengan a darnos algo de chachara, especialmente una rubita y una asiatica que estan de muy buen ver y de vez en cuando nos traen unos zumitos o unos refrescos de cola.

A eso de las nueve empezamos a cerrar la seccion y limpiarlo todo. No tenemos nada mejor que hacer. El tal Chris empieza a estar desatado al verse con la pasta tan cerca de su bolsillo y comenzar a tener sed etilica. En una de estas se me gira y me dice que todos sus colegas son alcoholicos, que no me sorprenda si de aqui a una hora, en cuanto acabemos, empieza a mamar y no para en dos dias. De pronto entra la asiatica tremenda y el le pide una birra. La tipa se queda con cara de circunstancia y yo le pido otra, para meter mas leña al fuego. Despues de pensar su respuesta nos dice que en cuanto acabemos la jornada nos paga unas cervezas. Chris y yo nos lanzamos unas miradas de complicidad y a la vez de perdicion. Esto puede acabar muy mal.

Se acabo el dia y la jornada de curro. Todo limpio, en orden, y la seccion lista para el que venga a currar mañana (si es que no esta en el futbol). Me despido de Chris, que dice algo de que le ha entrado un apreton y desaparece corriendo en direccion al cagadero. Yo recojo el dinero que me esta esperando en una oficina, donde un manager me da las gracias por enesima vez (gracias a ti por la pasta, majo), cojo mis bartulos y me dirijo al coche, que no recuerdo ni donde he aparcado. Lo encuentro, me subo, arranco el motor... mierda, la puta cerveza de la asiatica, se me ha olvidado. Uf, ahora no voy a volver, pero lo peor de todo es que el otro despues de cagar fijo que se ha encontrado dos birras y se esta cascando las dos, y encima de chachara con la asiatica. Lamentable. Ya no sirvo ni para beber ni para follar. Mejor me voy a casa, que aun me da tiempo a finalizar el planning original del dia, escuchar algun programa de misterio macabro en la radio.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Un insignificante punto en el Cosmos

Escuchaba hace un par de dias un programa en la radio en la que uno de los contertulios llegaba a una reflexion que yo me hago a diario. Muy cotidiana para mi pero inexistente para la mayoria del resto de seres humanos, al menos a primera vista. Era sobre la inmensidad del mundo y del Universo y, basicamente, dandose cuenta de la mierda que somos cada uno de nosotros al lado de todo esto. Un asunto especialmente reseñable cuando vemos a personas que se creen el ombligo del mundo y el centro del puto Cosmos. Y no os creais, que personas de estas abundan, y no veais en que cantidad. O eso o es que me los encuentro yo a todos.

Aunque es un tema que siempre me ha inquietado, desde que tengo uso de razon me he preocupado por la inmensidad, lo enorme e infinito de este vacio cosmico en el que habitamos. Podemos llamarle universo, supongo que porque no se le puede llamar 'lo inalcanzable' o 'lo interminable', en cualquier caso algo que por mucho que imaginemos (y mira que yo lo intento) abarca mas alla de lo que podamos pensar o elucubrar. Nos estamos poniendo profundos y trascendentes, si, claro, eso es lo que diria alguno de estos mentes debiles que piensan que lo unico que existe en la vida es el bar, el futbol y los coleguillas. Pues no, imbecil de mierda, no, resulta que es la realidad, que no somos mas que un punto menos que insignificante en mitad del espacio y del tiempo.

Decia el contertulio este del programa de radio que el nunca habia reparado en estas cosas. Hasta que un dia, en un viaje en barco por el Pacifico, entre islas de la Polinesia, en plena noche le sorprendio una tormenta. No es un tema de pensar que te vas a morir y entonces reflexionas sobre todo esto, no, el tipo simplemente se resignaba a su destino, asi que se la sudaba si la tormenta se lo llevaba por delante o no. Lo que mas dice que le impresiono fue salir a cubierta en mitad de aquella locura y ver aquellas olas de metros y metros por todas partes, en mitad de la nada, en un estupido cascaron de construccion humana, y tan solo rodeado por agua y nubes. Y mas espectacular aun fue, cuando se hizo la calma y amanecio, verse rodeado por la inmensidad del vasto oceano y el azul del cielo.

Asi de mierdosos somos. Incluso mas todavia. El menda aun no habia salido ni del planeta, ni del sistema solar, ni de la galaxia. Es imposible ni tan siquiera imaginar la grandiosidad de lo que hay ahi fuera, mas alla, mucho mas lejos que lo mas lejos que uno pueda colegir. Aqui podriamos hablar de otras formas de vida, de otras civilizaciones, de otros mundos tan estupidamente egocentricos como los nuestros. Pues si, fijo que los hay, mejores y peores, los habra de todos los colores, solo por una cuestion de probabilidad debe de haber cientos de miles de ellos. O seguimos siendo tan egoistas y egocentricos como para pensar que solo estamos nosotros en mitad de toda esta inmensidad, lo cual no es sorprendente, hay mucho botarate que lo cree a pies juntillas.

Ese mismo botarate, o puede que otro de su misma calaña es el que no ve mas alla de el, de su coche, de su casa, de su mujercita, de su trabajo o su familia, del futbol, del bar, del politico de turno o de la ultima peli o el ultimo programa de la estupida television. Por cierto que de la puta tele tambien tengo que lanzar un post contundente un dia de estos, mas que nada porque hace casi una decada que no la veo, y vivo mucho mejor ahora sin ella, por supuesto. Pero eso, que el botarate del que hablabamos se cree que eso es el centro del puto Universo, todas estas mierdas materiales de las que no para de hablar. Sin darse cuenta de que de aqui a dos horas, pasado mañana o en un par de meses, una supernova inesperada puede cepillarse todo nuestro sistema solar, y llevarse por delante, aparte de a Jupiter, Saturno y demas, su coche, casa, mujer, amante, curro, equipo de futbol y la mierda que cago anteanoche.

No quiero preocupar al botarate, esto de la supernova quiza no pase, o quiza si. Aunque yo se lo que el me responderia si se lo advirtiese. 'Tu estas loco', seria su respuesta, o algun piropo similar. O quiza me pegara directamente una paliza, viendo lo violenta que esta la gente ultimamente, simplemente por insinuar que su vidita que tanto le importa a el y aparentemente hasta a los habitantes de la China mas profunda, se puede ir a la mierda en un chas de una estrella lejana un tanto juguetona. En fin, que cada uno reflexione en la medida que quiera hacerlo. Yo tengo muy claro que siendo la mierda que somos en mitad de la nada, no merece la pena estresarse nunca mas. Dejemos que la vida transcurra y muramos cuando nos toque, todo ello en paz.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Hitler en Argentina

Ya se que a los pocos lectores que tengo mi ultimo post les dejo con la mierda en la boca, hablando claro. Fue muy interesante hablar sobre la base nazi en la Antartida y como esta perduro en el tiempo hasta finales de los cincuenta, pero para los fanaticos del tema, abrir esta caja de Pandora que son los misterios de la Segunda Guerra Mundial, tiene que desembocar en mas y mas elucubraciones y comentarios alrededor del asunto. Bueno, ya esboce y sugeri algunos indicios de lo que ocurrio con Hitler despues de la guerra, y hoy creo que toca desarrollarlos un poco mas. Obviamente la version oficial del suicidio del fuhrer es una absoluta patraña y algo que a dia de hoy solo mentecatos obsesionados con esa version pueden creerse. Ya adelanto que en este caso no hay ningun documento que pruebe nada de lo que voy a exponer. Pero tambien es cierto que no hay tampoco documento alguno que corrobore la version oficial. Asi que ahi vamos...

Hitler se suicido en su bunker en Berlin cuando el Reich ya agonizaba y solo dos dias antes de la llegada de los sovieticos al corazon de la capital alemana. Esa es la version oficial. Para corroborarla tenemos un video y fotos de un cadaver de un tio con bigote que se parece a Hitler lo que yo a Robert Redford. Esta primera prueba ofrecida por los rusos pronto fue desechada por el resto del mundo al ser tan obvio el fraude. Con lo cual nos tenemos que apoyar en las declaraciones de un soldado que custodiaba el bunker, que asegura que escucho un disparo proveniente de la camara donde se alojaba el fuhrer. Complicado escuchar un disparo de una estancia a otra en un bunker de alta seguridad con paredes y puertas reforzadas, aunque posible. Pero eso si, la sonrisilla del soldado, ya vejestorio cuando lo contaba, y su fidelidad a su fuhrer, hasta el punto de ocultar su huida y supervivencia, nos hacen mucho dudar del personaje en cuestion. Bueno, pues vamos al craneo con un agujero de bala, que los sovieticos recogieron junto al bunker, asegurando que se trataba de lo unico que se salvo de la quema del cadaver de Hitler. Curioso que cuando se le hicieron las pruebas de ADN, estas demostraban que se trataba del craneo de una mujer. Cojonudas pruebas para sostener la version oficial.

Los rusos lo sabian, Hitler se les habia escapado. El propio Stalin mantuvo hasta el dia de su muerte que Hitler seguia vivo, unas declaraciones que los Estados Unidos tachaban de propaganda comunista para desestabilizar al capitalismo. Obviamente los yankees tambien sabian que el fuhrer seguia por ahi vivito y coleando, de otra manera no se entiende la insistencia por aseverar que estaba muerto, a pesar de carecer de pruebas que indicaran una cosa u otra. Un delirio que les hizo en varias ocasiones afirmar que si, que Hitler habia sobrevivido a la guerra, pero que sabian, por informes de su medico personal, que estaba tan enfermo que apenas hubiera podido sobrevivir unos pocos meses tras el fin de la contienda. En fin, que habia que cargarse a Hitler como fuera, en el bunker, de una enfermedad o devorado por el Yeti.

Aunque hay varias hipotesis sobre la huida de Hitler y su posterior supervivencia, voy a analizar la mas probable. En los ultimos tiempos de la guerra, los nazis estaban probando aviones cargueros con mas de 18000 kilometros de autonomia, perfectos para trasladar, como asi hicieron, a muchisimos altos cargos del Reich hasta diversas areas de Argentina, donde encontrarian refugio bajo el regimen del General Peron. Aunque esta seria la tactica de evasion mas facil, ya que el espacio aereo aleman continuaba en condiciones de permitir despegues de evacuacion casi hasta el final de la guerra, parece ser que Hitler utilizo otra ruta bastante mas discreta y a la vez enrevesada.

El primer paso de la huida del fuhrer le va a llevar hasta las costas de Noruega, posiblemente a Bergen o Stavanger, a donde llegaria en avion junto a su esposa Eva Braun, quien le acompañaria en todo su proceso de 'desaparicion'. Desde alli comenzarian una ruta en submarino por todo el Atlantico que les llevaria cerca de dos meses debido a la necesidad de evitar cualquier tipo de desagradable encuentro con britanicos o estadounidenses, y teniendo en cuenta que bordearon las costas de Escocia e Irlanda. El unico documento oficial que podemos asociar a la huida de Hitler provendria del diario de navegacion de este submarino, en el cual se mencionaba en varias ocasiones a pasajeros 'especiales' de la maxima prioridad e importancia. Aunque tampoco resulta demasiado aclaratorio.

Muchos fueron los avistamientos de submarinos alemanes llegando en aquellas epocas a las costas argentinas, desde Mar de Plata hasta la Patagonia. Pero la zona elegida para desembarcar a Hitler pudo ser muy concreta, en algun lugar cerca de la diminuta localidad (a dia de hoy ya despoblada) de Puerto Lobos. Un lugar muy discreto y con conexion directa por carretera con el que iba a ser el refugio del fuhrer durante los proximos años, una idilica localidad en las faldas de los Andes, San Carlos de Bariloche. Estamos hablando de una ruta por carretera, desde el desembarco, de unos 800 kilometros. Ruta a lo largo de la cual, curiosamente, varios testigos de la epoca afirmaron haber visto a un demacrado Hitler (obviamente despues del viaje en submarino) viajar en compañia de una importante comitiva de ciudadanos alemanes.

Si Bariloche se caracterizaba por algo en aquella epoca era por la cantidad de alemanes que residian en la ciudad. Incluso antes de la guerra ya habian adquirido innumerables propiedades, y a lo largo de la contienda fueron muchos los que se fueron desplazando, casi como para preparar el terreno en caso de que hubiera que buscar un refugio si los planes no salian del todo bien. Era el sitio adecuado para albergar a Hitler, y mas con el consentimiento del gran mandatario de la Argentina de por aquel entonces, como ya hemos mencionado el General Peron. De esta forma, Hitler casi campaba a sus anchas por la Argentina mas profunda. Muchos testigos aseguraron que tambien era un habitual del Eden Hotel, ubicado al noroeste de la ciudad de Cordoba, lugar famoso por las reuniones de ex-nazis del mas alto nivel a lo largo de los años posteriores a la guerra. Otros rumores afirman haber visto al fuhrer de visita por Paraguay y Brasil, lo cual no seria de extrañar debido a su proximidad, aunque estos extremos carecen de testimonios realmente fiables.

Lo que parece bastante cierto, aunque repetimos, tan solo en base a testimonios, ya que no hay documentacion que lo acredite (al menos desclasificada) es que Hitler tuvo una placida vida tras la Segunda Guerra Mundial en Bariloche, rodeado de los suyos, y en un clima de habitabilidad y con unas costumbres muy similares a las de su querida Alemania. Aunque no hay certeza, en base a rumores y testimonios, parece ser que Hitler murio a finales de los 60 o primeros 70. Esto nos presentaria a un fuhrer bastante longevo, llegando hasta los 80 años de edad y posiblemente falleciendo de causas naturales. Es evidente que hemos especulado bastante, pero por muy increibles y extravagantes que todas estas suposiciones parezcan, siempre van a ser mas logicas que la absurda version oficial que nos han hecho tragar durante tanto tiempo.
 
Clicky Web Analytics